martes, 9 de septiembre de 2008

Prefiero vigésimo tercero que veintidós

Hoy me ha tocado cambiar la cifra de las unidades de mi edad por una más. Y aunque lo he hecho con mucho gusto, ya que estoy contentísima de poder disfrutar de otro año más de vida y de que el último haya sido tan especial, lo he hecho con algo de miedo.

El número 22 me da miedo, y no sé por qué. No me gusta nada, antes de tenerlo como número que represente la edad que tengo en la actualidad ya le tenía un poco de manía, y no quiero manchar de prejuicios y supersticiones este año de mi vida.

¿Qué tienen los números que nos hacen quererlos u odiarlos? ¿Por qué nos gusta más un número o nos deja de gustar otro? Como mujer, debería odiar el 30 o el 40, pero... ¿por qué el 22?

Según la wikipedia, el 22 es el número natural que sigue al 21 y precede al 23. Es un número compuesto y... como la suma de sus factores es 14 se trata de un número defectivo. ¿Eso querrá decir que trae defecto? (Yo soy de letras) Y también dice la wikipedia que la Biblia termina en el capítulo 22. No sé si eso es bueno o malo.

Científicamente eso de defectivo no me ha dejado muy tranquila, así que voy a indagar en el campo de la numerología. El número veintidós es un número maestro. (¿Este año seré profesora?) Es un número práctico. La obligación cósmica de un número 22 le exige vivir no sólo de sueños e ilusiones, también de realidades.



Esta vez me voy a quedar con la otra ciencia. Y como si hay algo que soy es optimista, cambiaré el 22 por el vigésimo tercero y disfrutaré de este año al máximo intentando alcanzar mis metas y haciendo realidad mis sueños.

¡Ya os contaré dentro de un año!

5 comentarios:

Kike Ellerker dijo...

Es pq los 23 es la mejor edad, para mi desde luego...verás como para ti tb...

DiegoDNM dijo...

No prefieras vigésimotercero porque entonces me sacarás seis años.

rosebud_za dijo...

Al fin y al cabo sólo es un número... y otro año más de experiencia. Felicidades, aunque sea con un día de retraso.

P.D.: Me ha gustado tu comentario de "echar un vistazo hacia arriba para asegurarme de que aún siguen ahí". Por muchos años que pasen, suponemos que siempre permanecerán.

La Chica Inoportuna dijo...

Bea eres rara.

Tú mientras no te veas patas de gallo y los niños no te traten de usted, tranquila ;)

digler dijo...

vaya lio el de la numerología...

cada año tiene lo suyo, sólo es cosa de tenerles un poco de paciencia