jueves, 25 de septiembre de 2008

La verdad os hará libres

Esas palabras aparecían delante de mi durante... dos años de mi vida más o menos, todos los días de lunes a viernes cada vez que salía del aula donde estudiaba en bachiller, que solía ser varias veces la día ya fuera para ir al servicio, para hablar con mis amigos entre clase y clase, para salir al recreo...
Y esas palabras aparecen también recogidas en La Biblia, en el evangelio de San Juan, exactamente en el capítulo 8, versículo 32. Por lo tanto es fácil que sepa cómo relacionarlas con mis años de colegio, pues yo fui a un colegio de monjas.
Pero hoy las quiero relacionar con el mundo real, con lo que hacemos, vemos, leemos, creemos a diario. ¿Realmente somos tan libres como creemos? ¿Realmente estamos en posesión de la verdad? ¿Realmente nos damos cuenta de lo que ocurre a nuestor alrededor?
La primera respuesta, instintiva, sería "sí". Soy libre: hago lo que quiero, siempre que respete unas normas básicas de convivencia que no me quitan la libertad, sino que me hacen ser humano. Estoy en posesión de la verdad: sé que lo que hago, la gente que conozco, la información que recibo... se basa en una serie de realidades que la convierten en verdadera. Y por supuesto, me doy cuenta de lo que sucede a mi alrededor.
Pero si abrimos un poco más nuestro campo de visión y nos paramos a pensar... ¿Seguimos respondiendo afirmativamente a estas y otras muchas preguntas que resultarían tan evidentes en un primer momento?

No puedo afirmar que esto sea verdadero, que todas las pruebas que aquí se muestran sean ciertas: si unos falsean, pueden falsear los creadores de este documental. Pero al menos hace que te pares a pensar.
Por eso os quiero recomendar este documental, que además no tenéis ni que descargarlo, puesto que podéis verlo on line en el siguiente enlace: http://video.google.es/videoplay?docid=8883910961351786332

¿De qué va? Supuestamente, de la verdad. Del ¿de dónde venimos?, del ¿a dónde vamos?, del ¿qué está pasando? y del ¿qué pasará? Y también del ¿cómo hemos podido acabar así? y del ¿qué será de nosotros?.


La cristiandad, junto con todos los demás sistemas teístas de creencia, es el fraude de la era. Sólo sirvió para separar a los hombres que viven en el mundo. Respalda la sumisión ciega a la autoridad. La religión nunca podrá reformar a la humanidad porque la religión es esclavitud. Reduce la responsabilidad humana al efecto de que Dios lo controla todo y los crímenes a su vez horribles pueden ser justificados en hombre de la búsqueda divina. Y aún más importante, otorga poderes a aquellos que saben la verdad pero usan el mito para manipular y controlar sociedades. El mito religioso es el más poderoso dispositivo jamás creado.

¿Jamás creado? Os invito a ver, tranquilamente, este documental y si os quedáis con ganas, a que reaccionéis ante lo que habéis visto.

1 comentario:

digler dijo...

si buen la verdad es un parametro por el que nos debemos guiar para que todo marche bien. muchas veces depende de los puntos de vista de las personas, pues así como la verdad te hace libre, tambien depende de la forma como se quiera interpretar.

se que suena contraproducente, pero lamentablemente, muchas veces convivimos con medias verdades