jueves, 20 de noviembre de 2008

Costumbres

Cuando te acostumbras a algo tu vida cambia, aunque tú no te des cuenta. Lo malo es quitarse las costumbres, cambiar tu rutina y encima no echar de menos aquello a lo que estabas acostumbrada.
Se necesitan muchas más cosas que fuerza de voluntad para cambiar una costumbre.

1 comentario:

Jaime dijo...

Tengo por costumbre cambiar costumbres, pero no me acostumbro...

Felicidades por tu blog!